12/07/2022 | NOTICIAS

Experiencia del trabajo híbrido en DCI: desde lo remoto a las salas de coworking

La pandemia nos ha enseñado que con el trabajo híbrido se puede cumplir con éxito las labores diarias, donde lo presencial solo aparece cuando es necesario. Presentamos en esta nota la experiencia de la Dirección de Comunicación Institucional (DCI). 

Sin lugar a dudas, el trabajo híbrido llegó para quedarse. Los resultados de esta nueva dinámica desarrollada desde una mirada estratégica y adaptada a cada unidad, donde lo presencial y remoto se alternan, nos han enseñado que se puede cumplir con éxito las labores del día a día y alcanzar las metas propuestas. 

Sandra Saco-Vértiz, jefa de Contenidos de la DCI, explica que entre los aspectos positivos del trabajo remoto está la optimización del tiempo, la inmediatez en coordinación y la comunicación, así como la prevención y seguridad ante la nueva ola de la COVID-19.

Precisa, además, que desde su área se ha realizado una transición a la semipresencialidad adaptada a las necesidades del equipo. “La implementación de esta modalidad ha resultado útil para el desarrollo de ciertos procesos del área relacionados directamente con las actividades en el campus”, asegura.

Por las características de las labores de la DCI, se prioriza el trabajo remoto. Sin embargo, para los trabajadores que tengan que acudir al campus por un tema determinado, se han habilitado tres salas de reuniones, dos de coworking, cuatro salas para conectarse a Zoom y un área de impresiones”.

Sandra Saco-Vértiz

Jefa de Contenidos de la DCI.

En el caso de los creadores de contenido, su asistencia al campus depende de la comisión que tengan que atender. “Así, hay creadores que van algunas horas y días puntuales de la semana (por ejemplo, para cubrir algún evento) y cuentan en la DCI con un espacio implementado con computadoras y zonas de coworking por si necesitan hacer trabajo de edición, envío, redacción y diseño, entre otros”, comenta. 

Para finalizar, Sandra señala que “la capacidad de poder adaptar el trabajo a nuestra vida puede ser clave para la satisfacción y, por ende, para la motivación y productividad”.

Conversamos con Gabriela Centenaro y César Salinas, ambos trabajadores de la DCI, quienes tuvieron el reto de acompañar este proceso de adaptación del entorno remoto a uno con un componente presencial, modelo que podría ser replicable.

El reto del proyecto consistió en analizar las necesidades de trabajo híbrido, la distribución de espacios prepandemia y su transformación hacia escenarios colaborativos modernos, de forma que sean escalables y replicables, afirman Centenaro y Salinas, quienes lideraron el proyecto desde inicios de año.

Si bien el trabajo remoto se ha convertido en una tendencia beneficiosa para nuestra Dirección, somos conscientes de que muchas veces es necesario compartir un mismo espacio de trabajo para desarrollar proyectos o simplemente para socializar, indican ambos líderes del proyecto.

Por encargo de nuestra Dirección, implementamos nuevos espacios en la DCI para tener ambientes de trabajo temporales y lugares donde reunirnos de manera segura si así lo requerimos. Por ello, diseñamos la distribución de espacios acorde con las diversas modalidades de reunión grupal o individual que podríamos necesitar”.

Gabriela Centenaro

Especialista del área de Comunicación Interna

Este trabajo de implementación, comentan, no fue nada sencillo, dado que, después de 3 años donde la oficina estuvo cerrada, se tuvo que empezar desde cero, armar un plano con los nuevos espacios, coordinar con Defensa Civil acerca de los aforos, la limpieza, dar mantenimiento a los equipos, comprar pizarras para las nuevas salas de reunión, en fin, cambiarle la cara a la DCI.

Cada vez que entro a la Dirección, me siento feliz con el trabajo que realizamos como equipo. Las  personas que asisten presencialmente encuentran un lugar ordenado, equipado y sobre todo seguro donde pueden trabajar”.

César Salinas

Coordinador de Comunicación Interna.

La DCI ha puesto el espacio a disposición de otras unidades PUCP que quieran utilizarlo o experimentar con estas nuevas modalidades. En esa línea, conversamos con Roger Guillén, jefe de Proyectos en el Vicerrectorado Administrativo y usuario de los nuevos espacios implementados por la DCI, quien nos comenta que la DCI cuenta con espacios que son de utilidad para él.

Las salas de coworking ayudan al trabajo de grupo, donde prima la interacción de varias personas, y las salas implementadas para reuniones Zoom son espacios privados libres de interrupciones donde me puedo conectar con personas que están desde casa».

Roger Guillén

Jefe de Proyectos del VRAD.

En ese sentido, explica que “a través de esta modalidad de trabajo, desde una mirada estratégica, se ha podido encontrar un balance entre la vida laboral y personal”. Cabe señalar que Roger, desde el VRAD, ha acompañado a la DCI en las tareas de planificación, organización y diseño de diversos proyectos, como el de posicionamiento y nueva imagen PUCP, 105 años PUCP, entre otros.